Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de noviembre

07-11-2022

Dr. Holon de noviembre
¿Qué queremos decir con rutinas? Son aquellas actuaciones que nos permiten hacer las cosas sin olvidarnos de nada. Esto nos simplifica la manera de proceder y nos da tranquilidad y seguridad. Los niños necesitan rutinas para sentirse seguros en su ambiente.

Una actuación se convierte en una rutina cuando es la manera más estratégica para solucionar situaciones cotidianas y esto nos permite hacerlo de manera mecánica sin tener que pensar.
La palabra rutina viene del latín. Se denominaba “rupta vía” o camino roto, a un camino abierto sin matorrales. Y una vez abierto el camino y recorrido muchas veces se le llamaba rutina.

¿Qué rutinas pueden ser más desestresantes? La mayoría lo son, pero hay una en la que nos centraremos por ser básica para reducir el estrés: la organización. Organizarse es planificar nuestras actividades, y para no olvidarlas lo mejor es anotarlas en una agenda. Pero lo más interesante es decidir qué actividades son imprescindibles y cuáles podemos obviar.

El general Eisenhower y también presidente de los Estados Unidos, creó una matriz para organizar el tiempo y también para manejar la atención que se dedica a cada actividad. Clasifica las actividades en importantes o no importantes y en urgentes y no urgentes. Y según esto se realizan inmediatamente, se deciden más adelante o se delegan o eliminan directamente. De este modo muchas actividades ya desaparecen y nos queda más tiempo para dedicarnos a cosas importantes.


Si esta matriz la adaptamos y consideramos las actividades como estresantes o no estresantes y en factibles o poco factibles, también veremos que las no estresantes y factibles las tenemos que hacer, las estresantes y factibles las delegamos, las no estresantes y poco factibles, podemos pensar en hacerlas más adelante y las estresantes y poco factibles las eliminamos.

Si aprendemos a organizarnos como rutina, y además clasificamos las actividades en estresantes y no estresantes, ganaremos tiempo y evitaremos dedicarnos básicamente a actividades que nos estresan, y si estamos más relajados resolveremos mucho más eficientemente nuestras tareas diarias.
  • Dr. Holon de enero

    FOMO y estrés

    Se define al FOMO (fear of missing out) como el miedo a perderse algo importante. Y esto supone estar siempre en contacto con los demás de forma digital para saber en todo momento qué están haciendo. Y en lugar de preocuparnos por seguir nuestra vida, el hecho de estar pendiente de la de los demás acaba provocando envidia y baja autoestima. El FOMO deriva del miedo a la exclusión y por eso se sigue en las redes que hacen los amigos, conocidos y famosos o influencers. A la larga esto genera sentimientos de soledad, aislamiento, baja autoestima y tristeza que pueden provocar estrés, ansiedad, adicción e incluso depresión.
  • Dr. Holon de marzo

    Estrés y caída del cabello

    De manera natural, el cabello cae paulatinamente porque se va renovando, pero en situaciones de estrés podemos notar que el cabello cae de forma exagerada. Durante la época de confinamiento por Covid, se han creado situaciones muy estresantes, y una de las consecuencias puede ser la caída del cabello. Por suerte, cuando remite el estrés, el cabello se recupera y en varios meses podemos recuperar el ritmo de caída habitual.

  • Comunicación y estrés

    El habla es lo que nos diferencia de otros animales, y nos permite comunicarnos de una manera precisa y sobre todo simbólica. La mayoría de los seres vivos se comunican por diferentes sistemas. Pero poder hablar supuso un paso de gigante en la evolución de la especie humana. El lenguaje no es sólo un instrumento de comunicar sino también de pensar. Y posteriormente el paso de la comunicación oral a la escrita es lo que desarrolla una civilización.