Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de diciembre

16-12-2020

Dr. Holon de diciembre

Las compras, los regalos, las cenas de empresa, de amigos, las fiestas familiares, la asistencia a actividades tradicionales, los compromisos sociales y los excesos en la comida y bebida acaban creando estrés a 6 de cada 10 personas. Cuántos años no hemos dicho, ya tengo ganas de que pasen estas fiestas, no puedo más, ¡qué agobio!. He gastado más de lo que podía, me he pasado comiendo y bebiendo, y qué pocas ganas tengo de volver a ver a ciertos parientes ...

 

Todo ello este año cambia, toques de queda por la noche, confinamientos perimetrales, limitación de los grupos de reunión, muchas actividades suprimidas, desplazamientos limitados y libertades controladas.

 

Se habla de Coronavidad haciendo referencia a la ansiedad y el estrés que sufren algunas personas por no poder reunirse con sus familiares y no poder cumplir con las tradiciones. Esto es un cambio importante respecto a otros años y supone una fuerte carga emocional, y los cambios siempre ocasionan estrés. ¿Cómo podemos evitar estresarnos este año considerando las circunstancias excepcionales que padecemos?

 

Para superar la situación, lo mejor es adaptarse, aceptando lo que hay, y olvidarnos de lo que podría ser, para centrarnos en qué puede ser. Una Navidad diferente, más íntima, en la que tal vez recuperaremos el verdadero espíritu de Navidad: sencillez, entrega a los demás, solidaridad.

 

Árbol de Navidad, Papa Noel, pesebres, iluminaciones de las calles, los Reyes de Oriente, el tió, los Pastorets, las ferias de Navidad, los ramos de muérdago, de acebo, los turrones, los barquillos... todo símbolos navideños, pero si sólo se quedan en cosas materiales y no van acompañados de reflexión sobre nuestras vidas, lo que son y lo que podrían ser, de repensar nuestra relación con los demás, y con el mundo, no es Navidad, porque la palabra significa relativo al nacimiento. Y es que la Navidad nos da la oportunidad de volver a nacer y renovarnos.

 

Si no nos queremos estresar este año, que se recordará como el año del Coronavirus, centrémonos en hacer un poco de introspección, aceptemos una Navidad más íntima y deseemos que el 2021 nos traiga paz, armonía, salud y esperanza para nuestras vidas y para el planeta.

 

Buenas y tranquilas Fiestas !!!

 

 

  •  El uso de los sentidos

    El uso de los sentidos

    Hacer uso de todos los sentidos nos relaja y provoca una mejor conexión con nosotros mismos y con el entorno.


  •  Centrarse en aquí y ahora

    Centrarse en aquí y ahora

    Escuchar o leer noticias puede ser una fuente de estrés y ansiedad. Qué si el Fórum Económico Mundial de Davos habla de la cuarta revolución industrial, que si haciendo uso de la robótica e inteligencia artificial podría hacer desaparecer las personas de actividad productiva, o bien que la Organización Mundial de la Salud ha declarado de  emergencia mundial el brote del virus Zika que se transmite por un mosquito, además  de las guerras en diferentes partes del mundo, los maltratos y asesinatos, las catástrofes originadas por el cambio climático…


  •  Comunicación y estrés

    Comunicación y estrés

    Hablar con máquinas que nos dicen que no nos entienden y que tenemos que pulsar números, el 2, el 4, el 1, como si fuéramos también robots, y que después de exponer nuestras quejas y esperar una respuesta, o alguna palabra amable o empática, contesten, “¿nos puede dar su DNI por favor?”, esto nos puede estresar.