Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de mayo

07-06-2022

Dr. Holon  de mayo
Cuando se sufre estrés podemos tener estreñimiento o diarreas, puede aumentar la acidez estomacal y también aparecer afecciones como indigestiones, gastritis e inflamación de la mucosa intestinal que puede dar lugar a la aparición de úlceras, el síndrome del colon irritable o la colitis ulcerosa.

Es decir el estrés afecta a las variaciones en la motilidad intestinal, produce cambios en secreciones digestivas y esto afecta a la absorción de nutrientes, así como puede dar lugar a intolerancias y alergias al desequilibrarse la flora intestinal.

Los trastornos digestivos como el colon irritable van estrechamente ligados al estrés y la ansiedad porque incrementan la sensibilidad visceral. Parece ser que las personas ansiosas además de tener más sensibilidad en las vísceras digestivas, sufren más disfunciones de la motilidad de la musculatura base que mueve el alimento por nuestros intestinos. Esto puede provocar también cierta inquietud y dificultad en el acto de tragar.

Determinados experimentos han conseguido transferir la hipersensibilidad visceral, la del colon concretamente, a animales de laboratorio, instalando la microbiota fecal de pacientes con colon irritable. Después de esta transferencia bacteriana los animales empezaron a mostrar una mayor hipersensibilidad intestinal.

Actualmente existen proyectos terapéuticos para mejorar la ansiedad y el estrés basados en cambiar la flora bacteriana intestinal.

Y ¿qué podemos hacer para mantener nuestra microbiota en condiciones y mejorar la salud intestinal?

Aumentar la diversidad microbiana intestinal siguiendo una dieta rica en frutas y verduras y más pobre en carnes rojas y en grasas saturadas. Mejor consumir grasas monoinsaturats de origen vegetal como el aceite de oliva o los aguacates, y añadir alimentos fermentados, como el yogur, ricos en probióticos o microbios beneficiosos.

Una buena salud intestinal podrá mejorar la ansiedad y el estrés, así como un estilo de vida que contemple el ejercicio y una buena calidad del sueño. Todo ello contribuirá a mantener en condiciones óptimas nuestra salud en general.


  • Dr. Holon de noviembre

    Estrés y ¿qué pasará mañana?

    Esto es lo que nos preguntamos, porque en una época donde las noticias son alarmantes y atentan contra nuestra salud, las perspectivas de empleo, la estabilidad económica y las relaciones sociales, el estrés está asegurado porque es nuestra defensa para nuestra supervivencia.
  • Dr. Holon de noviembre

    Rutina y estrés

    En general todos tenemos nuestras rutinas. La rutina ¿nos estresa o desestressa?
    De manera natural las rutinas reducen el estrés porque te dan control sobre lo que haces y se activa el sistema nervioso parasimpático que nos proporciona relajación.
  • El estrés, el tiempo y el sentido de la vida

    Termina el día y nos quedan cosas por hacer, pero estamos agotados, estresados ​​y lo dejamos para mañana, que seguramente será como hoy o peor. La sociedad actual parece que ha establecido una carrera contra el tiempo. Tenemos que ganar tiempo para poder hacer todo lo que tenemos pendiente. La encuesta del CIS de 2012 sobre la percepción en España sobre el tiempo, daba como resultado que al 78% de las mujeres entre 18 y 34 años les faltaba tiempo y  a un 60% de la población en general también.