Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de marzo

01-04-2022

Dr. Holon de marzo
En casos de estrés importante, bastantes folículos pilosos pasan a una fase de reposo y el cabello puede caer al peinarse o lavarse el pelo. Es el llamado efluvio telógeno.

También la tricotilomanía que es una necesidad irresistible de arrancarse el cabello, de la cabeza, de las cejas o de otras partes del cuerpo, de forma recurrente, provoca la pérdida de cabello, y es una forma de afrontar sentimientos negativos o incómodos, como la tensión, la soledad, el aburrimiento, la frustración, la ansiedad y el estrés.

En el caso de la llamada alopecia areata, se pierde el cabello en parches redondos porque el sistema inmunitario ataca a los folículos pilosos y esto causa la caída del cabello. Hay muchos factores que puede provocarlo y el estrés es uno de ellos.

La caída del cabello afecta tanto a hombres como a mujeres. Pero las mujeres en caso de embarazo, lactancia o menopausia, añadido a situaciones de estrés, pueden ver agravada la caída del cabello.

Y no sólo el estrés afecta a la caída del cabello sino también a la aparición del cabello blanco. Un estrés crónico o agudo intenso puede dar lugar a una aparición prematura de canas.

¿Y podemos hacer algo para evitar esa caída ocasionada por el estrés?

• En primer lugar gestionar adecuadamente el estrés. Con terapias de relajación, respiración y si es necesario tratamiento psicológico.

• Seguir los consejos de un dermatólogo especializado en tricología

• Llevar un estilo de vida saludable: dormir bien, seguir una alimentación equilibrada, variada y suficiente y realizar ejercicio regularmente.

Y en cuanto al cabello blanco, añadir cobre a nuestra dieta, puede retrasar la aparición de las canas. El cobre lo podemos encontrar en el cacao y en el chocolate negro y también en las almendras, nueces, piñones y cereales integrales entre otros.

En el Instituto del estrés, podemos medir tu grado de estrés, y de acuerdo con los resultados, ofrecerte tratamientos de relajación, respiración o psicología, para reducirlo y aprender a gestionarlo adecuadamente, y de esa manera contribuir a frenar la caída del cabello, si la causa es el estrés.




  • Comunicación y estrés

    Hablar con máquinas que nos dicen que no nos entienden y que tenemos que pulsar números, el 2, el 4, el 1, como si fuéramos también robots, y que después de exponer nuestras quejas y esperar una respuesta, o alguna palabra amable o empática, contesten, “¿nos puede dar su DNI por favor?”, esto nos puede estresar.
  • Actividad física, ansiedad y estrés

    La práctica regular del ejercicio físico ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo y aumenta la sensación de bienestar, disminuyendo la ansiedad.  Por ello, a menudo después de un paseo regresamos a casa con las ideas más claras y dormimos mejor.
  • Aceptación y estrés

    Aceptar que se han acabado las vacaciones, el buen tiempo, que tenemos que volver a la rutina y que reaparecen los problemas pendientes, es un hecho que se repite cada año en esta época.