Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de noviembre

10-11-2021

Dr. Holon  de noviembre
¿Cómo puedo saber si padezco de aislamiento social?

• Me siento aislado, separado y desconectado en todas partes (en el trabajo, en la calle…)
• Tengo sentimientos negativos de duda y autoestima. No me siento suficientemente bueno.
• Cuando quiero conectarme no soy correspondido, no me siento ni visto ni escuchado.
• Si intento salir y socializar me provoca mucho cansancio
• Siento que nadie "me entiende"


¿Qué puedo hacer si creo que padezco de soledad?

• Hablar con algún profesional de la salud
• Conectar con otras personas (voluntariado, ir a un club o centro donde realizan actividades)
• Encontrar un grupo de apoyo con gente que tiene sentimientos similares
• Hacer ejercicio físico, tomar el sol, alimentarse saludablemente y abandonar sustancias adictivas
• Practicar técnicas para reducir el estrés

La socióloga, Francie Healey considera que tanto si la soledad nos hace sentir cómodos o incómodos, estar solo, es un estado mental. Si estar solo puede ser una elección, la soledad no lo es. ¿Y cómo podemos tratarla? Ganando confianza y aprendiendo a interactuar mejor con nosotros mismos y a valorar algunas de las ventajas de estar solo.

El “Honjok” (en sur coreano, hon-solo, jok-tribu)) es el arte de vivir en soledad y considera que permite una serie de beneficios como el autoconocimiento, aprender a disfrutar del silencio, no tener que dar explicaciones, seguir nuestros biorritmos, potenciar nuestra creatividad y valorar más a los demás.

Pero sobre todo, si en estos momentos nos sentimos terriblemente solos, pensemos que esto puede cambiar, que no es un estado irreversible, y que nuestra actitud y desestresarnos, nos ayudará a abandonar nuestra soledad o aprender a valorarla.

  • Ansiedad y estrés en el mundo de los piips ...

    La tecnología se supone nos facilita la vida en muchos aspectos, en la industria, el hogar, el transporte, la agricultura o en el campo de la salud. Y desde que nos levantamos por la mañana con la alarma del despertador, hasta que vamos a dormir, nos persiguen los piips de diferentes artefactos que utilizamos en nuestra vida diaria...
  • Fiestas navideñas, estrés y procrastinación

    Cuando llegan estas fechas de las fiestas navideñas, es época de vacaciones escolares, encuentros con los compañeros de trabajo, reuniones familiares, con amigos, de compras, de planificación de los días de fiesta... y todo ello, nos trastorna la rutina diaria. El hecho de coincidir con el final de año, nos proporciona la excusa perfecta para dejar de lado todas aquellas cosas que nos quedaban pendientes y no tenemos ninguna ganas de hacerlas. Y nos decimos que ya las haremos cuando empiece el año, y las dejamos para más adelante, para cuando volvamos a la actividad diaria. Esto se llama procrastinación.

  • Miedo, ansiedad y angustia

    Todos hemos tenido miedo alguna vez, y seguramente ante situaciones diferentes. La oscuridad cuando somos niños nos suele causar miedo y en algunas ocasiones también cuando somos adultos. El miedo es una emoción, un sentimiento producto de una respuesta instintiva que no podemos controlar. Y esta respuesta es vital, porque nos permite actuar ante ciertas situaciones que pueden amenazar nuestra existencia. El miedo produce energía para reaccionar ante amenazas y puede hacer que saquemos fuerzas inmensas y que el cuerpo rinda de una manera poco habitual. El miedo provoca un comportamiento similar en seres humanos y en los animales: evitar, mirar hacia otro lado, bajar la mirada, huir o agarrarse a alguien para protegernos. Estas reacciones son instintivas y ni las pensamos, no las podemos controlar.