Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Plantas adaptógenas para el estrés

16-01-2020

Plantas adaptógenas para el estrés

El Dr. Nicolai Lazarev, científico ruso, descubrió los adaptógenos en el 1947. Los adaptógenos son sustancias farmacológicas capaces de inducir en un organismo un estado de mayor resistencia no específica y que permiten contrarrestar los síntomas del estrés y adaptarse a un esfuerzo excepcional. El término de plantas adaptógenas se reserva únicamente a aquellas plantas que aumentan la resistencia al estrés, la concentración, el rendimiento y la resistencia en caso de fatiga o de estrés.

 

Algunas plantas adaptógenas conocidas son el ginseng, el eleuterococo o la rhodiola, entre otros. No son plantas estimulantes, actúan de otro modo. Ayudan al organismo a adaptarse más fácilmente a diferentes situaciones, ayudando al cuerpo a conseguir un balance óptimo de las energías internas. Son idóneas para ayudar a hacer frente a periodos que requieren mucho esfuerzo, como por ejemplo épocas de exámenes.

 

Una característica principal es que son bidireccionales, es decir pueden trabajar en dos direcciones opuestas, según lo necesite el cuerpo. Actualmente se está estudiando "cómo sabe la planta en qué dirección debe actuar y dónde". Es decir una misma planta adaptógena puede ayudar a bajar la presión sanguínea o subirla según convenga para que el cuerpo logre un balance adecuado de sus energías internas.

 

Su efecto se asocia a diferentes mecanismos como la modulación del nivel de hormonas relacionadas con el estrés, como el cortisol. También puede haber actuación a escala mitocondrial, activando la síntesis de ATP, un nucleótido encargado de la transferencia energética intracelular. Otro mecanismo es estimular el sistema nervioso mejorando el rendimiento en el trabajo, el rendimiento mental y disminuyendo el cansancio.

 

Tradicionalmente las plantas adaptógenas se han utilizado en el tratamiento de la debilidad, el cansancio, pero actualmente despiertan interés porque pueden conseguir un aumento del rendimiento pero manteniendo un óptimo estado de salud. Desde que los científicos rusos utilizaron las plantas adaptógenas hace más de 50 años para incrementar la resistencia de los deportistas sin efectos secundarios indeseables, la ciencia se ha ido interesando por estas plantas y actualmente siguen las investigaciones sobre sus propiedades.

 

Por lo tanto, si nos encontramos en esta época del año, cansados ??y con bajo rendimiento físico e intelectual, no nos olvidemos de las plantas adaptógenas que nos pueden ser de gran ayuda reduciendo el estrés y sin efectos secundarios.

 

 

  •  ¿Estrés y qué?

    ¿Estrés y qué?

    Si no aguantan el estrés, que se vayan, me decía un directivo de sección con las uñas mordidas y la piel con placas de psoriasis, mientras se tomaba un antiácido en un estado de ansiedad permanente.


  •  El paseo organoléptico

    El paseo organoléptico

    Escuchar los diferentes sonidos (naturales o artificiales) del camino, ver los colores, formas y las texturas de los objetos, hasta probar nos pone en contacto directo con la realidad y libera nuestra mente de preocupaciones futuras.


  •  Actividad física, ansiedad y estrés

    Actividad física, ansiedad y estrés

    La práctica regular del ejercicio físico ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo y aumenta la sensación de bienestar, disminuyendo la ansiedad.  Por ello, a menudo después de un paseo regresamos a casa con las ideas más claras y dormimos mejor.