Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Estrés y microbiota

22-03-2017

Sabemos hace ya unos años que no todos los microbios son perjudiciales. Nuestro cuerpo convive con miles de millones de microorganismos (bacterias, hongos, virus, etc...) que colonizan la piel, boca, nariz, genitales y sobre todo el intestino delgado, donde podemos tener de uno a dos kilos de bacterias de diferentes especies.

Cada persona tiene una composición específica de la flora intestinal. El consumo de alcohol, los medicamentos, especialmente antibióticos, aditivos alimentarios, plaguicidas y malos hábitos alimentarios, como la comida rápida, así como sufrir estrés, pueden alterar considerablemente nuestra composición de la microbiota que es como ahora se denomina al conjunto de microorganismos de nuestro cuerpo.

La mucosa intestinal puede alterarse y activar procesos inflamatorios crónicos, como las alergias, problemas de la piel, obesidad y muchas otras enfermedades. Los intestinos y el cerebro están conectados, de tal forma que los estados de ánimo influyen en la microbiota y ésta produce ciertas sustancias que pueden alterar las emociones y nos dan sensaciones de bienestar o de tipo depresivo. Pacientes de síndrome de intestino irritable, o que sufren la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa tienen un mayor porcentaje de depresiones y ansiedad.

El estrés actúa directamente sobre el equilibrio de los microorganismos que viven en el intestino. Puede cambiar la composición, diversidad y cantidad, aumentando las bacterias menos beneficiosas y afectando al sistema inmune.

Una buena gestión del estrés y una alimentación adecuada y rica en frutas, verduras, tubérculos y frutos secos mantendrá sana nuestra microbiota. Habrá una buena relación microbiota-intestino-cerebro y por lo tanto disfrutaremos de una salud óptima.
 
  •  El efecto terapéutico de las mascotas

    El efecto terapéutico de las mascotas

    Está comprobado que sí, tener un animal de compañía, una mascota, disminuye el estrés y la ansiedad y por lo tanto  mejora nuestro estado de ánimo.


  •  Medicina integrativa

    Medicina integrativa

    Para curar el estrés y la ansiedad me han dicho que va muy bien la medicina integrativa. ¿Es verdad Dr. Holon? ¿Qué tiene de diferente esta medicina?


  •  El segundo cerebro

    El segundo cerebro

    Estudios recientes nos confirman que en el sistema digestivo, nuestros intestinos, son como un segundo cerebro. Es cierto que en los intestinos se segregan neurotransmisores como la serotonina (80% del total) y otros que condicionan nuestro estado emocional.