Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Estrés, mundo volátil y diario íntimo

14-10-2020

Estrés, mundo volátil y diario íntimo

En la banca se denominan fondos volátiles aquellos que oscilan de manera frecuente y abrupta, en informática se dice que la memoria del ordenador es volátil cuando se pierde cuando se acaba el flujo energético, y así vamos incorporando la volatilidad a nuestras vidas y tenemos que aprender a sobrevivir en la época de la incertidumbre.

 

Y la volatilidad, ¿cómo afecta al estrés? De un modo muy directo, porque todos los cambios, positivos o negativos generan estrés, ya que es un mecanismo que nos permite  reaccionar ante los cambios para sobrevivir. El estrés agudo nos permite reaccionar ante una situación puntual y concreta y no suele tener más consecuencias para la salud, pero el estrés crónico que acontece cuando las situaciones estresantes se prolongan en el tiempo, puede afectar a nuestra salud tanto física como mental. La volatilidad del mundo actual nos puede conducir a sufrir estrés crónico, porque es una situación que en general no podemos controlar y que se mantiene en el tiempo creando un ambiente elevado de incertidumbre.

 

Pero tenemos mecanismos para vivir en esta era de incertidumbre. Es importante mantener una actitud positiva considerando que la situación es transitoria y que los problemas nos permiten crecer personalmente. Es básico cuidar la salud, es decir la alimentación, el sueño y realizar actividad física para mantener el cuerpo y la mente en forma, y ??alimentar la vida espiritual, la fe, las creencias, meditar. Marcarnos algún objetivo, aunque sea sencillo, y que podamos alcanzar, nos hace creer que podemos controlar la situación y nos tranquiliza. Y la familia y los amigos pueden jugar un gran papel a la hora de darnos apoyo moral y material.

 

Hay otro recurso que a veces obviamos, pero que puede resultar muy útil en épocas de gran volatilidad, que es llevar un diario íntimo que nos permite expresar los sentimientos por escrito. El uso de los diarios se remonta al siglo XV, pero eran diarios de navegación,  donde se explican las ocupaciones diarias, pero no íntimos. Es en el siglo XIX cuando se populariza su uso. Un diario conlleva una reflexión y un diálogo del autor consigo mismo. Se trata de registrar en un cuaderno los pensamientos y las ocupaciones. Se pueden anotar los hechos cotidianos más importantes, los sueños, los miedos, las reflexiones, las dudas, mentiras y pensamientos.

 

Escribir en libretas en blanco tiene un efecto terapéutico, porque conlleva concentrarnos (debemos pensar qué vamos a escribir), realizar un trabajo manual (la propia escritura) y seguir una rutina ( cada día, o regularmente, y a una hora más o menos determinada). Escribir las incidencias y datos que consideramos relevantes es una práctica que nos desestresa porque nos ayuda a gestionar emociones y vaciar la mente de pensamientos intrusivos. Y también nos hará ver que somos contradictorios y cambiantes, volátiles como el mundo en el que vivimos.

 

 

 

  • Dr. Holon de enero

    Dr. Holon de enero

    Estamos hartos y esto nos provoca estrés

    Y no sólo estamos hartos, tras las fiestas, de turrones y otras golosinas, sino que estamos hartos de la situación pandémica, de la incertidumbre, de las noticias contradictorias, de estar pendiente de hoy que van a decir y cómo nos afectará a nuestra vida diaria. Y por si fuera poco, el tiempo también se alía provocando nevadas y otras inclemencias meteorológicas que dificultan también el día a día.



  •  ¿Estrés y qué?

    ¿Estrés y qué?

    Si no aguantan el estrés, que se vayan, me decía un directivo de sección con las uñas mordidas y la piel con placas de psoriasis, mientras se tomaba un antiácido en un estado de ansiedad permanente.


  •  Recordando a Dr. Vander

    Recordando a Dr. Vander

    Buscando información sobre estrés y ansiedad encontré los tres volúmenes de la Medicina Natural del Dr. Adrián Valter, holandés que vivió y ejerció en Alemania y llegó a Barcelona el año 1919, donde se casó y abrió una consulta como naturópata.