Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Estrés, mundo volátil y diario íntimo

14-10-2020

Estrés, mundo volátil y diario íntimo

En la banca se denominan fondos volátiles aquellos que oscilan de manera frecuente y abrupta, en informática se dice que la memoria del ordenador es volátil cuando se pierde cuando se acaba el flujo energético, y así vamos incorporando la volatilidad a nuestras vidas y tenemos que aprender a sobrevivir en la época de la incertidumbre.

 

Y la volatilidad, ¿cómo afecta al estrés? De un modo muy directo, porque todos los cambios, positivos o negativos generan estrés, ya que es un mecanismo que nos permite  reaccionar ante los cambios para sobrevivir. El estrés agudo nos permite reaccionar ante una situación puntual y concreta y no suele tener más consecuencias para la salud, pero el estrés crónico que acontece cuando las situaciones estresantes se prolongan en el tiempo, puede afectar a nuestra salud tanto física como mental. La volatilidad del mundo actual nos puede conducir a sufrir estrés crónico, porque es una situación que en general no podemos controlar y que se mantiene en el tiempo creando un ambiente elevado de incertidumbre.

 

Pero tenemos mecanismos para vivir en esta era de incertidumbre. Es importante mantener una actitud positiva considerando que la situación es transitoria y que los problemas nos permiten crecer personalmente. Es básico cuidar la salud, es decir la alimentación, el sueño y realizar actividad física para mantener el cuerpo y la mente en forma, y ??alimentar la vida espiritual, la fe, las creencias, meditar. Marcarnos algún objetivo, aunque sea sencillo, y que podamos alcanzar, nos hace creer que podemos controlar la situación y nos tranquiliza. Y la familia y los amigos pueden jugar un gran papel a la hora de darnos apoyo moral y material.

 

Hay otro recurso que a veces obviamos, pero que puede resultar muy útil en épocas de gran volatilidad, que es llevar un diario íntimo que nos permite expresar los sentimientos por escrito. El uso de los diarios se remonta al siglo XV, pero eran diarios de navegación,  donde se explican las ocupaciones diarias, pero no íntimos. Es en el siglo XIX cuando se populariza su uso. Un diario conlleva una reflexión y un diálogo del autor consigo mismo. Se trata de registrar en un cuaderno los pensamientos y las ocupaciones. Se pueden anotar los hechos cotidianos más importantes, los sueños, los miedos, las reflexiones, las dudas, mentiras y pensamientos.

 

Escribir en libretas en blanco tiene un efecto terapéutico, porque conlleva concentrarnos (debemos pensar qué vamos a escribir), realizar un trabajo manual (la propia escritura) y seguir una rutina ( cada día, o regularmente, y a una hora más o menos determinada). Escribir las incidencias y datos que consideramos relevantes es una práctica que nos desestresa porque nos ayuda a gestionar emociones y vaciar la mente de pensamientos intrusivos. Y también nos hará ver que somos contradictorios y cambiantes, volátiles como el mundo en el que vivimos.

 

 

 

  • Estrés y microbiota

    Estrés y microbiota

    El estrés actúa directamente sobre el equilibrio de los microorganismos que viven en el intestino. Puede cambiar la composición, diversidad y cantidad, aumentando las bacterias menos beneficiosas y afectando al sistema inmune.


  •  ¡Bienvenida primavera!

    ¡Bienvenida primavera!

    Si sufrimos estrés, nuestro sistema inmunitario se altera y se puede agravar o intensificar las reacciones alérgicas y seremos más propensos a contraer enfermedades. Podemos entrar en un círculo vicioso de a más estrés más alergia y a más alergia más estrés. Con el cambio de estación también nuestro cuerpo  experimenta cambios hormonales  y puede haber recaídas en la gente que sufre depresiones, trastorno bipolar, esquizofrenia y cuadros de ansiedad.


  • Miedo, ansiedad y angustia

    Miedo, ansiedad y angustia

    Todos hemos tenido miedo alguna vez, y seguramente ante situaciones diferentes. La oscuridad cuando somos niños nos suele causar miedo y en algunas ocasiones también cuando somos adultos. El miedo es una emoción, un sentimiento producto de una respuesta instintiva que no podemos controlar. Y esta respuesta es vital, porque nos permite actuar ante ciertas situaciones que pueden amenazar nuestra existencia. El miedo produce energía para reaccionar ante amenazas y puede hacer que saquemos fuerzas inmensas y que el cuerpo rinda de una manera poco habitual. El miedo provoca un comportamiento similar en seres humanos y en los animales: evitar, mirar hacia otro lado, bajar la mirada, huir o agarrarse a alguien para protegernos. Estas reacciones son instintivas y ni las pensamos, no las podemos controlar.