Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Estrés, ansiedad y cambios

16-03-2018

Estrés, ansiedad y cambios
Ante cambios económicos, emocionales o sociales, podemos experimentar incertidumbres que nos provocan inseguridad, estrés, ansiedad e incluso miedo. Cada uno de nosotros reacciona de una manera personal ante los cambios, de acuerdo con nuestra forma de pensar y las experiencias previas.
Cuando ante situaciones nuevas no tenemos una respuesta porque no podemos predecir los resultados y no tenemos control sobre lo que está pasando o puede pasar, se crea en primer lugar incertidumbre y después podemos sufrir las consecuencias del estrés con manifestaciones psicosomáticas varias, desde molestias gástricas, problemas de piel, migrañas o contracturas musculares entre otros.
Los cambios no tienen porque ser malos, como pérdidas de cualquier tipo, sino positivos como cambiar de vivienda, un embarazo, casarse o un cambio de trabajo. Cada una de estas situaciones nos pone ante hechos nuevos a los que nos tenemos que adaptar. Incluso el cambio de hora en primavera nos puede costar unos días para adaptarnos.

Actualmente los cambios en nuestra sociedad, la velocidad de los medios de transporte, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, someten nuestras vidas a un ritmo al que a menudo fisiológicamente no estamos adaptados. Nuestra mente va al ritmo del siglo XXI pero nuestro cuerpo todavía reacciona como en el Paleolítico. Genéticamente no hemos avanzado tanto como para haber sufrido cambios estructurales que nos permitan adaptarnos a los vertiginosos cambios de nuestro tiempo.
¿Qué podemos hacer ante este desajuste?
1- Aceptar que los cambios nos pueden estresar
2- Procurar dosificar los cambios
3- Adoptar técnicas desestresantes (hábitos saludables, actividades relajantes, comunicación empática, etc.)
4- Ante el cambio, relativizar las consecuencias
5- Vivir el presente, el aquí y ahora, procurando no avanzar acontecimientos
Y sobre todo pensar que el cambio es vida, que nada es inmutable, y que cualquier cambio es siempre una posibilidad para mejorar.
 
 
 
  • Dr. Holon de enero

    Dr. Holon de enero

    Estamos hartos y esto nos provoca estrés

    Y no sólo estamos hartos, tras las fiestas, de turrones y otras golosinas, sino que estamos hartos de la situación pandémica, de la incertidumbre, de las noticias contradictorias, de estar pendiente de hoy que van a decir y cómo nos afectará a nuestra vida diaria. Y por si fuera poco, el tiempo también se alía provocando nevadas y otras inclemencias meteorológicas que dificultan también el día a día.



  •  Actividad física, ansiedad y estrés

    Actividad física, ansiedad y estrés

    La práctica regular del ejercicio físico ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo y aumenta la sensación de bienestar, disminuyendo la ansiedad.  Por ello, a menudo después de un paseo regresamos a casa con las ideas más claras y dormimos mejor.


  • ¿Estrés o Hygge?

    ¿Estrés o Hygge?

    Practicar hygge es lo contrario a estresarse. Es un arte de vivir, es una filosofía, es un concepto, es un sentimiento que permite apreciar los pequeños momentos de la vida diaria y aprender a privilegiarlos dándonos una sensación de confort y seguridad.