Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

El estrés, el tiempo y el sentido de la vida

04-06-2018

El estrés, el tiempo y el sentido de la vida
Y esta necesidad de ganar tiempo suele ser inconsciente. Corremos sin saber ver hacia dónde vamos. ¿Qué sentido tiene?  ¿Nuestra vida tiene sentido? Entendemos por sentido, el significado literal del término que significa dirección, o seguir un camino. Orientarse hacia valores y objetivos será lo que dará sentido a nuestra vida. Tener un propósito vital supone una serie de beneficios físicos y psíquicos, como sufrir menos enfermedades cardiovasculares, demencias o procesos inflamatorios y sentirnos más optimistas, integrados socialmente y gestionando mejor el estrés.

Quien tiene orientada su vida, porque se preocupa por los demás o tiene un deber en función de un objetivo, reduce la ansiedad. La religiosidad, la familia, una causa, ayudan a dar sentido a la vida.

 

La psicóloga Tatjane Schnell de la universidad de Insbruck dice que el sentido de la vida se puede reconocer a través de cuatro características:

 

1- Significación. Sensación de que el que se hace importa.

2- Pertenencia. Sentimiento de que se tiene un lugar en el mundo.

3- Coherencia. Armonía y congruencia en la vida

4- Orientación. Valores y objetivos que se defienden.

 

Ahora en primavera, que en los países mediterráneos, en la naturaleza todo se renueva, el día se alarga y nos viene el buen tiempo, busquemos un momento sin móviles, sin deberes, sin relojes, para conectar con la Naturaleza y hacer un baño de bosque (Shinrin-Yoku en japonés) que reduce la hormona del estrés y mejora la salud cardiovascular y metabólica, la concentración y la memoria y nos permite vivir el aquí y ahora, con todos los sentidos y facilitándonos pensar en el sentido de nuestra vida.

 

Es interesante buscar en nuestra apretada agenda un espacio y un tiempo para plantearnos hacia dónde vamos, dejar fluir nuestro pensamiento en libertad y orientarnos hacia una vida plena que nos proporcionará a la vez una mejor salud y muchísimo menos estrés y ansiedad.

 

  • Ciudades biofílicas y estrés

    Cambio climático, emergencia climática, temporales catastróficos, calentamiento global, insostenibilidad y conceptos en esta línea de transformación a escala planetaria, forman parte del vocabulario común y expresan una realidad en la que se encuentra la sociedad actual. Según la Revisión de las perspectivas de la urbanización mundial de 2018, publicada por la ONU, dice que el 55% de la población mundial vive en áreas urbanas y el 2050 se calcula que la proporción aumente al 68%. Megaciudades, metrópolis, ciudades de millones de habitantes, presentan contaminación del aire, del agua, acústica, problemas de movilidad, y crean entornos muy estresantes.

  • Estrés y decrecimiento

    Después de estos días de fiestas, donde el consumismo vive uno de los momentos álgidos del año y sigue con la época de rebajas incitándonos para que no bajemos el ritmo de gasto, acabaremos enero con fríos invernales y las cuentas y ahorros a bajo cero. Y eso no nos ayudará en nada a controlar nuestro grado de estrés.

  • Dr. Holon de febrero

    Estrés y fractales


    Fractal viene del latín "fractus" y significa quebrado o fracturado, y es un objeto geométrico que su estructura básica, fragmentada o aparentemente irregular, se repite a diferentes escalas.