Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon octubre

11-10-2021

Dr. Holon octubre
...El tiempo cíclico, relacionado con la figura geométrica del círculo, nos da tranquilidad, porque sabemos que todo vuelve, si pasamos un mal verano, sabemos que vendrá otro. Y el saber que puede suceder en el futuro nos resta ansiedad. En cambio la linealidad, siempre adelante, es muchas veces una fuente de estrés, porque desconocemos qué puede traer el futuro.

Últimamente la palabra circularidad, ligada a sostenibilidad se escucha a menudo. Se habla de economía circular que es una estrategia económica que trata de alargar la vida de los productos, minimizando los recursos utilizados y la fabricación de residuos. Contraria a la economía lineal en la que el modelo de producción se centra en: "extraer, producir, utilizar y tirar". Y este tipo de economía nos está llevando al límite.

Una producción y consumo circular supondrá nuevas maneras de producir, desplazarnos, consumir y aprender, y así acercarnos a estilos de vida más sostenibles.

En psicología sistémica, existe el principio de circularidad que describe como los grupos sociales interactúan como una red interdependiente, en la que cualquier hecho que afecta algún miembro tiene un impacto en los demás miembros del grupo social. Por ello, el estado de ánimo de una persona tiene siempre un impacto en los demás miembros de sus círculos sociales.

La circularidad, que puede permitir la sostenibilidad, nos ayudará a minimizar el estrés que nos puede ocasionar la incertidumbre del futuro. El no tener asegurada nuestra supervivencia siempre es fuente de estrés. Si confiamos en un futuro esperanzador, mejorará nuestro estado de ánimo y por lo tanto el de todos los demás miembros de nuestros círculos sociales y el de la sociedad en general.
  • Malestar en el trabajo

    El estrés y la ansiedad van ganando terreno en el mundo laboral. Y no solo en las grandes empresas, sino también en el funcionariado y en medianas y pequeñas empresas. Ciertas formas de organización del trabajo, la intensificación de las tareas, la tecnificación, las reestructuraciones permanentes, la precariedad, la incerteza del financiamiento y especialmente la falta de reconocimiento del trabajo, son un caldo de cultivo para el estrés laboral.

  • Estrés ¿ nos adaptaremos para sobrevivir?

    Para sobrevivir disponemos de un mecanismo ancestral, el estrés, que nos permite huir o atacar frente a depredadores o condiciones inhóspitas. Pero el estilo de vida actual nos proporciona situaciones estresantes donde la respuesta de huir o atacar no suele ser practicable, más que nada porque las situaciones no son puntuales y esporádicas sino que se suelen prolongar en el tiempo y entonces acabamos sufriendo las consecuencias del estrés crónico: problemas cardiovasculares, esqueléticos, digestivos, del sistema inmunitario, depresiones, y otros.
  • Comunicación y estrés

    El habla es lo que nos diferencia de otros animales, y nos permite comunicarnos de una manera precisa y sobre todo simbólica. La mayoría de los seres vivos se comunican por diferentes sistemas. Pero poder hablar supuso un paso de gigante en la evolución de la especie humana. El lenguaje no es sólo un instrumento de comunicar sino también de pensar. Y posteriormente el paso de la comunicación oral a la escrita es lo que desarrolla una civilización.