Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de noviembre

20-11-2020

Dr. Holon  de noviembre

Esto es lo que nos preguntamos, porque en una época donde las noticias son alarmantes y atentan contra nuestra salud, las perspectivas de empleo, la estabilidad económica y las relaciones sociales, el estrés está asegurado porque es nuestra defensa para nuestra supervivencia.

 

Las reacciones propias del estrés son luchar, huir o quedarse quieto. Ante la situación actual podemos protestar, refunfuñar, incluso agredir, o bien buscar alternativas para huir de la situación bien físicamente o evadirse mentalmente, o también podemos bloquearnos y quedarnos sin capacidad de reacción, sin ganas de hacer nada.

 

¿Qué pasará mañana?, ha sido la pregunta clave desde que la humanidad existe. Hemos buscado la respuesta en los astros, en brebajes que nos aumentan la clarividencia, en las tiradas de cartas, en la lectura de manos, en la estadística, o en los modelos matemáticos para predecir la evolución de un sistema, y ??todo para saber qué pasará.

 

Y cuando parecía que teníamos una sociedad donde todo estaba controlado y asegurado, todo se tambalea y un llamado "virus, Covid-19" nos ha dejado patas arriba nuestro estado del bienestar. Y nosotros educados para vivir tranquilos y pensar que el futuro lo podíamos controlar, nos encontramos de repente y sin estar preparados para tanta incertidumbre, como lo estaban más nuestros antepasados, abocados al precipicio del "¿y ahora qué?".

 

Ahora, tenemos que reaccionar, vivir el día a día, el presente, y procurar no perdernos en el laberinto de las elucubraciones futuras. El músico Bruce Springsteen a sus 71 años en una entrevista comenta: tengo ganas de salir a quemar el escenario tanto tiempo como pueda. Y añade: quién sabe qué perdurará y qué no. Nadie sabe qué pasará mañana. Mis discos son para ahora, para que te hagan sentir algo en este momento.

 

Ahora, se trata de buscar ilusiones diarias o a corto plazo, que las podamos realizar en la situación actual. Y dejar de pensar en un futuro tremendista y apocalíptico. Nos levantamos, nos encontramos relativamente bien de salud, ¿qué día hace? Hace sol, no hace frío, o si, ha bajado la temperatura y llueve. Tomamos el paraguas y salimos a ver qué nos presenta el día. Quizás encontramos a alguien que hace tiempo no vemos o descubrimos un nuevo camino para ir a nuestro destino, o realmente nos mojamos como patos y llegamos a casa empapados. Que bien, notamos la humedad, ¡estamos vivos! Si mañana hace sol, también lo disfrutaremos.

 

Quizás no podamos hacer planes para ir de viaje, para comprar ese piso que nos gustaba, para cambiar el coche, para ir a casa de familiares y amigos, pero tenemos las nuevas tecnologías que nos permiten no estar totalmente incomunicados, y quizás descubrimos la vieja guitarra del abuelo en un rincón, y nos animamos a aprender a tocarla, lo que siempre habíamos querido hacer y no teníamos tiempo. Ahora por Internet descubrimos un curso online y ya podemos empezar a tocar canciones como la de "tierra de esperanza y sueños". Y quien canta su mal espanta. Y todo pasará, porque todo evoluciona y todo cambia y eso es la esencia de vivir y el estrés que nos puede ocasionar esta situación nos permitirá también sobrevivir y superar esta etapa. Y la crisis, que no es más que un momento de la enfermedad, clave para que el cuerpo reaccione, nos hará superar la situación y estar preparados seguramente, no para una nueva normalidad, sino para un mundo nuevo que sigue evolucionando y adaptándose a las circunstancias.

  • El estrés, el tiempo y el sentido de la vida

    El estrés, el tiempo y el sentido de la vida

    Termina el día y nos quedan cosas por hacer, pero estamos agotados, estresados ​​y lo dejamos para mañana, que seguramente será como hoy o peor. La sociedad actual parece que ha establecido una carrera contra el tiempo. Tenemos que ganar tiempo para poder hacer todo lo que tenemos pendiente. La encuesta del CIS de 2012 sobre la percepción en España sobre el tiempo, daba como resultado que al 78% de las mujeres entre 18 y 34 años les faltaba tiempo y  a un 60% de la población en general también.


  • Estrés, mundo volátil y diario íntimo

    Estrés, mundo volátil y diario íntimo

    Seguramente lo hemos oído más de una vez. Se habla ahora de mundo volátil para hacer referencia a un mundo que se deshace, que desaparece, tanto en el aspecto político, como social, económico, religioso y cultural. Lo conocido se lo lleva el viento, porque lo que es volátil se evapora fácilmente, es lo suficientemente ligero para ser llevado por el aire y por lo tanto metafóricamente es mutable e inconstante. Lo que era sólido se desvanece. Y aparece el caos que creará algo nuevo pero que es difícil de prever, porque de momento está emergiendo.


  •  Tecnoestrès y Phubbing

    Tecnoestrès y Phubbing

    ¿Quién no se ha estresado en una reunión laboral, familiar o con amigos al sufrir phubbing?