Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de febrero

04-02-2021

Dr. Holon de febrero
La psicóloga ambiental Rita Trombín afirma que los fractales tienen beneficios cuantificables para la salud, que incluyen una reducción del estrés, un mejor funcionamiento cognitivo, una mayor creatividad y resolución de problemas, una mayor apreciación de la naturaleza y una experiencia emocional positiva. Con poco esfuerzo cognitivo, nuestro sistema nervioso procesa con facilidad los patrones fractales de manera fácil y precisa porque está entrenado para representar el entorno y orientarse.

Fue la NASA que financió los primeros estudios sobre los fractales como reductores de estrés con el objetivo de mantener la salud de los astronautas en las largas misiones lejos de los paisajes de la tierra. El 90% de la información que recibe nuestro cerebro proviene de la vista, y un 95% de las personas muestra una preferencia visual positiva de los fractales sobre los patrones euclidianos (líneas y ángulos rectos, rectángulos, cubos, cilindros...), y esto es debido a la facilidad con la que podemos procesar los fractales, dado que en la naturaleza los patrones geométricos son fractales.

Richard Taylor, profesor de física en la Universidad de Oregón y experto en la teoría del caos, fractales y las interrelaciones entre arte y ciencia, ha demostrado que la exposición a escenarios naturales fractales va acompañado de la reducción del estrés en un 60%.

Actualmente, los paisajes urbanos responden más a patrones geométricos euclidianos, minimalistas (rectángulos, líneas y ángulos rectos, planos vacíos, cubos...), cuando en cambio lo que necesitamos son geometrías de carácter fractal que nos resultan más fáciles de procesar y tienen valor de supervivencia que esto siempre desestresa. Otras geometrías nos restan energía cognitiva que la podemos dedicar a otras cuestiones como por ejemplo la comprensión de las emociones de los demás que también ayuda a sobrevivir.

Se recomienda dedicar 20 minutos diarios a contemplar imágenes donde domina la geometría fractal (olas del mar, ramas de árboles, inflorescencias florales o determinadas estructuras arquitectónicas...) para reducir nuestro grado de estrés. Y seamos atrevidos y incluyamos estructuras fractales y menos rectilíneas y minimalistas en nuestro entorno laboral o en casa y reclamemos entornos urbanos más fractales.
  •  El efecto terapéutico de las mascotas

    El efecto terapéutico de las mascotas

    Está comprobado que sí, tener un animal de compañía, una mascota, disminuye el estrés y la ansiedad y por lo tanto  mejora nuestro estado de ánimo.


  • Ciudades biofílicas y estrés

    Ciudades biofílicas y estrés

    Cambio climático, emergencia climática, temporales catastróficos, calentamiento global, insostenibilidad y conceptos en esta línea de transformación a escala planetaria, forman parte del vocabulario común y expresan una realidad en la que se encuentra la sociedad actual. Según la Revisión de las perspectivas de la urbanización mundial de 2018, publicada por la ONU, dice que el 55% de la población mundial vive en áreas urbanas y el 2050 se calcula que la proporción aumente al 68%. Megaciudades, metrópolis, ciudades de millones de habitantes, presentan contaminación del aire, del agua, acústica, problemas de movilidad, y crean entornos muy estresantes.


  •  ¿Estrés y qué?

    ¿Estrés y qué?

    Si no aguantan el estrés, que se vayan, me decía un directivo de sección con las uñas mordidas y la piel con placas de psoriasis, mientras se tomaba un antiácido en un estado de ansiedad permanente.