Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de enero

09-01-2023

Dr. Holon de enero
¿Por qué puede estresarnos el marcarnos propósitos a principios de año? En primer lugar, el mismo nivel de autoexigencia para cumplir con los propósitos que nos marcamos. También en ocasiones tener unos objetivos demasiado ambiciosos y poco realistas y sobre todo que implican a otras personas, y no dependen sólo de nosotros.

El tiempo es también un factor importante. A menudo queremos que los propósitos que nos marcamos pasen de inmediato y algunos es imposible porque son cosas no alcanzables a corto plazo y entonces aparece la frustración por no ver avances en la finalidad preestablecida.

Y todo ello puede ocasionar que la realidad no responda a nuestras expectativas y la misma presión que nos hemos impuesto con nuestros propósitos puede acabar estresándonos porque las demandas superan nuestras capacidades.

Vivimos en una época de incertidumbres, los pronósticos de futuro son imprecisos y algunos amenazantes a nivel global como el cambio climático y todas sus consecuencias. La reciente pandemia de la Covid, y otros pronósticos de salud, las guerras cercanas e interminables o los problemas económicos entre otros son perspectivas poco halagadoras para el próximo año. Por este motivo quizás no hace falta que añadamos más presiones, por eso la propuesta para este año igual podría ser la siguiente: año sin propósitos concretos, sólo el de vivir el momento.

Si empezamos el año sin determinados propósitos, ya conseguimos rebajar nuestro estrés. Y esto solo es ya un buen propósito. El ajetreo diario ya puede suponernos mucha presión, no añadimos la de unos propósitos que muchas veces no se alcanzan y lo único que nos ocasiona es más estrés por la frustración de no haberlo conseguido un año más.

Que éste sea el año del dejarnos llevar, de vivir cada momento del día y del año intensamente, de empatizar con el entorno, de sentirnos que formamos parte de él, que no somos seres aislados viviendo en soledad.

Qué mejor propósito que levantarnos cada mañana y ver qué nos ofrece el día, sin estrés y con el espíritu abierto a nuevas experiencias y sin preocuparnos por las incertidumbres del mundo y el tiempo que vivimos.

¡Feliz 2023!!!
  • Ansiedad, estrés y peso

    És convenient recordar, que uns bons hàbits en el nostre estil de vida (alimentació, activitat física, relacions socials i personals satisfactòries) i l’adquisició de tècniques per gestionar l’estrès, ens poden ajudar molt més a gaudir d’un bon estat de salut que un sobrediagnòstic.
  • Dr. Holon de mayo

    Estrés y sistema digestivo

    Seguramente hemos oído en estos últimos tiempos que el intestino es el segundo cerebro. De hecho nuestro cerebro y el sistema digestivo están conectados por una red de neuronas que pasan información continuada. La cantidad de neuronas del intestino es como la de la médula espinal. Y la microbiota intestinal, el conjunto de microorganismos que viven en nuestro sistema digestivo, influye en los niveles de serotonina en nuestro cuerpo. La serotonina es el neurotransmisor que regula la sensación de felicidad.

  • Estrés y decrecimiento

    Después de estos días de fiestas, donde el consumismo vive uno de los momentos álgidos del año y sigue con la época de rebajas incitándonos para que no bajemos el ritmo de gasto, acabaremos enero con fríos invernales y las cuentas y ahorros a bajo cero. Y eso no nos ayudará en nada a controlar nuestro grado de estrés.