Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de enero

11-01-2021

Dr. Holon de enero
La famosa luz al final del túnel, metáfora de la que se hace uso hasta el aburrimiento, no la vemos ni por casualidad, y parece que esto no tenga fin, y nos distraen con un baile de datos que ya nadie entiende y que tampoco nos aclara demasiado el panorama general. Y toda esta incertidumbre, las malas noticias, la falta de proyectos futuros, la sensación de estar suspendidos en una nube que no nos deja ver nada claro y que nos inseguritza, todo ello nos estresa y mucho.

Esta situación, no la hemos provocado nosotros, aunque muy a menudo nos tratan de irresponsables porque no hacemos bien las cosas que nos dicen, que cambian continuamente, por lo que a veces nos puede parecer que cambian aleatoriamente porque no le acabamos de encontrar demasiado el sentido. El virus ha aparecido y ha cambiado la vida a la que ya estábamos acostumbrados. La ciencia, en la que la sociedad actual tenía tantas esperanzas, se ha visto desbordada por este virus desconocido y por las presiones de la sociedad y los mismos gobiernos. Ahora tenemos vacunas, de las que aún no conocemos bien los efectos ni la inmunidad que dan, pero ahora falla la logística y parece que no se ponen al ritmo que convendría. La verdad es que estamos ¡hartos de todo !. Y encima, hace frío, llueve y nieva, hace días que no vemos el sol y hay lugares que están sufriendo cortes de la corriente eléctrica. Y es que ya estamos ¡muy hartos!.

La seguridad en la que parece vivíamos en el mundo occidental, ha desaparecido por el momento, y eso nos cuesta aceptarlo. Y de hecho, hay muchos países donde la inseguridad forma parte de la vida: terremotos, inundaciones, luchas tribales, guerras, hambre ... y ¡sobreviven! Han aprendido a sobrevivir en condiciones realmente adversas. Son resilientes.

Y ¿qué entendemos por resiliencia? La resiliencia psicológica es la capacidad que tiene una persona para resistir y afrontar situaciones traumáticas, es la aptitud para reaccionar positivamente ante las dificultades, en pocas palabras es poder reponerse de las adversidades que la vida nos trae.

Y ¿cómo podemos ser más resilientes ?:

• Teniendo relaciones significativas en nuestro entorno: amigos, familiares ...
• Haciendo planes realistas y marcándonos objetivos alcanzables en la situación actual
• Aceptar que el cambio es imprescindible y no tener miedo a tomar decisiones
• No perder la perspectiva: que algo vaya mal, no quiere decir que toda la vida vaya fatal
• Mantener una visión positiva de nosotros mismos

Y aplicar la filosofía del aquí y ahora. Aceptar lo que ahora y hoy pasa y disfrutar de las pequeñas cosas buenas diarias. Y pensar que todo pasa con el tiempo y que vendrán tiempos mejores. La resiliencia requiere paciencia y resistencia sin perder la esperanza. Y de esta manera podremos evitar sufrir un estrés crónico, que nos debilita, nos enferma y nos deja sin fuerzas, porque bajamos mucho el rendimiento, para afrontar la vida y los nuevos tiempos que seguro vendrán y serán mucho mejores que los que estamos pasando ahora.

  • Miedo, ansiedad y angustia

    Todos hemos tenido miedo alguna vez, y seguramente ante situaciones diferentes. La oscuridad cuando somos niños nos suele causar miedo y en algunas ocasiones también cuando somos adultos. El miedo es una emoción, un sentimiento producto de una respuesta instintiva que no podemos controlar. Y esta respuesta es vital, porque nos permite actuar ante ciertas situaciones que pueden amenazar nuestra existencia. El miedo produce energía para reaccionar ante amenazas y puede hacer que saquemos fuerzas inmensas y que el cuerpo rinda de una manera poco habitual. El miedo provoca un comportamiento similar en seres humanos y en los animales: evitar, mirar hacia otro lado, bajar la mirada, huir o agarrarse a alguien para protegernos. Estas reacciones son instintivas y ni las pensamos, no las podemos controlar.

  • Ansiedad y estrés en un futuro ciborg

    Empezamos el año y todo son buenos propósitos e imaginarse una vida mejor.
  • ¿Estrés y qué?

    Si no aguantan el estrés, que se vayan, me decía un directivo de sección con las uñas mordidas y la piel con placas de psoriasis, mientras se tomaba un antiácido en un estado de ansiedad permanente.