Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de diciembre

19-12-2022

Dr. Holon de diciembre
Navidad, significa nacimiento y el papa Julio I, hace 1600 años instauró el día 25 de diciembre para celebrar el nacimiento de Jesucristo. A esta festividad de origen religioso se han ido incorporando símbolos diferentes, por ejemplo, el acebo que proviene de los antiguos sajones, o el muérdago de los celtas, o el árbol de Navidad que apareció en Alemania en el siglo XVI.

A mediados del siglo XIX hubo un cambio hacia una cultura más laica, y fue tomando fuerza el intercambio de regalos y las compras navideñas, pasando del espíritu religioso a un sentimiento más comercial y mercantil, perdiéndose el sentido más espiritual de la conmemoración.

El escritor Charles Dickens decía que el verdadero significado de la Navidad era renunciar a uno mismo para traer la mayor felicidad a los demás. Hace años existía una tradición que era invitar a la comida o cena de Navidad familiar a alguien que estuviera solo y sin poder adquisitivo, para compartir con él la festividad.

En la actualidad, cuando aún falta más de un mes para la Navidad, los comercios, la publicidad, las decoraciones ya nos recuerdan que nos podemos ir preparando para las compras, porque sino después será más caro, no encontraremos lo que queremos y tendremos que correr. Y así comienza una carrera, a veces agotadora, sobre todo cuando hay niños, porque deben tener regalos por el “tió” (tradición en Cataluña), en el árbol de papá Noel, por Reyes…, y en casa debemos hacer el pesebre (el sentido del cual muchos niños desconocen), el árbol, decorarlo todo y pensar dónde celebraremos las fiestas, con quien, y preparar algunas de las comidas.

Recordando que el estrés aparece con los cambios y cuando las demandas superan nuestras capacidades, debemos reconocer que a veces estas fiestas nos superan y pueden causarnos mucho cansancio y estrés.

Si sólo nos centramos en los aspectos comerciales de la fiesta, podemos terminar estresados y arruinados, pero si intentamos recuperar el sentido más espiritual, aunque sea laicamente, podemos reservar un tiempo para pensar en cómo podemos encarar el nuevo año que se avecina, en cómo podemos renacer. Y si tenemos en cuenta las tradiciones, comer todos reunidos en una mesa, compartiendo platos tradicionales propios de la época de invierno, que por eso son calóricos, o cantar en grupo, que está demostrado que reduce el estrés y aumenta los lazos sociales, o incluso invitar a alguien necesitado económicamente y de compañía hará que estas fiestas tengan el sentido original y no sólo el comercial.

Estas Navidades, intentemos no acabar estresados, reunámonos pero evitemos temas conflictivos en la mesa, aportemos nuevas ideas para renacer, hagamos regalos pero fijémonos en la intención y no en la cantidad o el precio, y aunque desafinemos, cantemos todos juntos, y degustemos alguno de los platos tradicionales en compañía.

Felices Fiestas!!!
  • Aceptación y estrés

    Aceptar que se han acabado las vacaciones, el buen tiempo, que tenemos que volver a la rutina y que reaparecen los problemas pendientes, es un hecho que se repite cada año en esta época.

  • Estrés, ansiedad y cambios

    Ante cambios económicos, emocionales o sociales, podemos experimentar incertidumbres que nos provocan inseguridad, estrés, ansiedad e incluso miedo. Cada uno de nosotros reacciona de una manera personal ante los cambios, de acuerdo con nuestra forma de pensar y las experiencias previas.
  • Personas tóxicas y estrés

    Dr. me acaban de decir que mi hermana es una persona tóxica y yo ya les he dicho que no está intoxicada. Que come muy bien y que ni en el trabajo ni en casa tiene productos tóxicos.