Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de abril

03-05-2022

Dr. Holon de abril
Insomnio viene del latín insomnium y significa falta de sueño a la hora de dormir. Y esto aparte de ser muy molesto repercutirá en nuestra salud física y mental. Dormir mejora nuestra actividad cerebral. Por cada hora que pasamos despiertos almacenando recuerdos y acumulando residuos (algunos metabolitos) que afectan a la actividad neuronal, necesitamos unos 15 minutos de sueño para poder procesar los recuerdos y realizar limpieza. Los niños necesitan más tiempo y la gente mayor menos.

Todos los animales necesitan dormir, unos más que otros. Por ejemplo, las presas vulnerables (antílopes, cebras, ciervos…) duermen menos que los carnívoros, porque siempre están alerta. Los humanos dormimos una media de 7 horas, y un 10% de la población sufre insomnio aunque una tercera parte de la gente se considera insomne porque dice que no duerme bien. La OMS define el insomnio como un trastorno del sueño que consiste en la imposibilidad para iniciar o mantener el sueño o conseguir una duración y calidad del sueño adecuada para restaurar la energía y el estado de vigilia normal.

¿Y el estrés qué papel juega con el insomnio? Cuando tenemos estrés crónico, hormonas como el cortisol, aumentan su concentración y nos mantendrán despiertos por la noche, o nos despertaremos al cabo de unas horas. Y si no dormimos bien todavía producimos más cortisol agravando el insomnio. Ocurre como con la ansiedad que no nos deja dormir y dormir mal causa ansiedad, por tanto, entramos en un bucle del que cuesta salir.

Daniel J. Baysse, psiquiatra de Pittsburgh y director del centro del sueño, ha definido el índice de calidad del sueño que consiste en responder a las cinco preguntas siguientes:

1- ¿Estás satisfecho con tu sueño?
2- ¿Estás despierto todo el día sin dormirte?
3- ¿Duermes entre las 2 y las 4 de la madrugada?
4- ¿Pasas menos de 30 minutos despierto durante la noche?
5- ¿Duermes entre 6 y 8 horas?

Si las respuestas son normalmente o siempre, podemos descansar tranquilos porque significa que por lo general dormimos suficiente. Si no es así tendremos que aprender a gestionar la ansiedad y el estrés, el enemigo principal del sueño, hacer ejercicio durante el día, comer adecuadamente, regularizar la hora de acostarse, ir, si es necesario, a psicoterapia y evitar siempre que sea posible el uso continuado de los somníferos.


“Unas buenas risas y un largo sueño, son los mejores cuidados en el libro del doctor”
Proverbio irlandés

  • Plantas adaptógenas para el estrés

    Empezamos el año con nuevas expectativas pero también a veces con el cansancio de estos días tan intensos emocional y físicamente. Puede que uno de los propósitos del 2020 sea no ir tan estresados, pero probablemente cuando volvamos a coger el ritmo, vendrán las prisas y difícilmente podremos cambiar de un día para otro nuestro estilo de vida.

  • Dr. Holon de enero

    FOMO y estrés

    Se define al FOMO (fear of missing out) como el miedo a perderse algo importante. Y esto supone estar siempre en contacto con los demás de forma digital para saber en todo momento qué están haciendo. Y en lugar de preocuparnos por seguir nuestra vida, el hecho de estar pendiente de la de los demás acaba provocando envidia y baja autoestima. El FOMO deriva del miedo a la exclusión y por eso se sigue en las redes que hacen los amigos, conocidos y famosos o influencers. A la larga esto genera sentimientos de soledad, aislamiento, baja autoestima y tristeza que pueden provocar estrés, ansiedad, adicción e incluso depresión.
  • Ciudades biofílicas y estrés

    Cambio climático, emergencia climática, temporales catastróficos, calentamiento global, insostenibilidad y conceptos en esta línea de transformación a escala planetaria, forman parte del vocabulario común y expresan una realidad en la que se encuentra la sociedad actual. Según la Revisión de las perspectivas de la urbanización mundial de 2018, publicada por la ONU, dice que el 55% de la población mundial vive en áreas urbanas y el 2050 se calcula que la proporción aumente al 68%. Megaciudades, metrópolis, ciudades de millones de habitantes, presentan contaminación del aire, del agua, acústica, problemas de movilidad, y crean entornos muy estresantes.