Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Dr. Holon de abril

12-04-2021

Dr. Holon de abril
El estrés y los problemas forman parte de cualquier relación de pareja, en situaciones normales. En época de confinamiento, los problemas se agravan por una serie de circunstancias como estar mucho tiempo juntos sin espacio propio, problemas económicos que pueden acabar comportando violencia de género, divergencias en el miedo a la enfermedad (uno tiene miedo y el otro no ), falta de contacto con otros familiares o amigos, falta de tiempo libre y libertad para poder ocupar estos tiempos con actividades que nos gustan y nos desestresen y que ahora no podemos hacer, y también exceso de comunicación virtual y aumento de las adicciones.

Por otra parte el mundo de las citas online está creciendo a marchas forzadas, hay muchas aplicaciones que facilitan la búsqueda y también programas de televisión dedicados a buscar pareja. Precisamente el miedo a estar solos debido a los confinamientos reiterados hace que se desee encontrar a alguien. El aumento de la ansiedad y la incertidumbre conduce a querer estar con alguien, y como las vías habituales de contacto social están prohibidas, las citas virtuales se disparan.

Aunque la distancia social y la soledad hacen que el amor nos haga falta también debemos tener en cuenta que el miedo y la precipitación no son buenas consejeras ya que a veces para acelerar el encontrar pareja, se puede frivolizar la relación y a la larga provocar frustración e insatisfacción. Es aconsejable primero hacer un buen análisis de autoconocimiento, para saber qué queremos y por lo tanto que buscamos, y así no sólo que nos guste la pareja sino también que se coincida en estilos de vida y objetivos, porque añadir a la pandemia las consecuencias de una mala relación puede ser muy estresante.

Qué podemos tener en cuenta en las relaciones para evitar situaciones continuadas de estrés?

-El amor debe ser bidireccional y los esfuerzos compartidos. No sólo uno que se desviva siempre y el otro no.
-La relación debe mejorar nuestra vida, debe hacernos sentir mejor y no peor.
-Aunque en una relación siempre hay complicaciones, en general no deberían ser difíciles, ni forzadas.
-La relación debe ser saludable, es decir que nos aporte más cosas buenas que malas.
-No hay que idealizar y justificar al otro. Nos merecemos a alguien que nos quiera dedicar tiempo.
-Y tener en cuenta que no todas las relaciones están destinadas a ser para siempre, duran lo que duran.
-Y si finalmente tenemos que dejar una relación, aunque duele y conlleva sufrimiento, debe pasar a formar parte de nuestra historia, pero no puede pesar sobre nuestra felicidad actual.

Que nuestras relaciones de pareja, de amistad, familiares, sean un bálsamo en esta época difícil de aislamiento social que nos ha tocado vivir, depende de nosotros. Debemos tener el criterio suficiente para discernir las relaciones tóxicas que nos pueden hacer daño y no nos aportan nada, y por tanto de las que debemos alejarnos, de las que realmente nos permiten crecer y avanzar y nos acompañan en estos tiempos tan estresantes.

Amar no es mirarse el uno al otro, sino más bien mirar ambos en la misma dirección.
Antoine de Saint-Exupéry
  • Ansiedad y estrés en el mundo de los piips ...

    La tecnología se supone nos facilita la vida en muchos aspectos, en la industria, el hogar, el transporte, la agricultura o en el campo de la salud. Y desde que nos levantamos por la mañana con la alarma del despertador, hasta que vamos a dormir, nos persiguen los piips de diferentes artefactos que utilizamos en nuestra vida diaria...
  • ¿Estrés y qué?

    Si no aguantan el estrés, que se vayan, me decía un directivo de sección con las uñas mordidas y la piel con placas de psoriasis, mientras se tomaba un antiácido en un estado de ansiedad permanente.
  • ¡Qué estrés! ¡Abrázame!

    En los casos de ansiedad y autoestima baja, el psicólogo Sander Koole de la Universidad de Amsterdam, describe que el contacto físico ayuda a disminuir la inseguridad. Un abrazo de 20 segundos, produce un efecto terapéutico tanto para el cuerpo como para la mente. Este contacto físico facilita un sentimiento de pertenencia y activa mecanismos que disminuyen las reacciones del estrés.