Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Ciudades biofílicas y estrés

10-02-2020

Ciudades biofílicas y estrés

Las ciudades saludables del futuro necesitan tecnologías limpias y deben incorporar la naturaleza en su espacio. El contacto con la naturaleza (verde, tierra, agua ...) tiene un efecto desestresante, porque la biofilia es nuestro sentido de conexión con la naturaleza y con otras formas de vida y es de carácter innato y producto de la selección natural en especies inteligentes que ven que su supervivencia está en relación con la conexión directa en el ambiente y en la relación emocional con las otras especies animales y vegetales.  El primero que utilizó el término biofilia fue Erich Fromm que desde el punto de vista psicológico la definió como la pasión por todo lo que está vivo. Posteriormente el biólogo Eduard O. Wilson elaboró ??el concepto con más detalle y sugiere que los humanos sienten una afinidad innata por todos los seres vivientes.

 

La Comisión Europea dice: "Cuanto mejores sean las condiciones que creamos en las comunidades y el medio ambiente, mayor será la calidad de vida". Científicamente, según la psicóloga ambiental Rita Trombón, se ha demostrado que el diseño biofílico mejora el rendimiento cognitivo, la creatividad, la productividad, las emociones positivas, el sistema inmunitario, la restauración psicofísica, la colaboración y los comportamientos proambientales.

 

Según la OMS las ciudades biofílicas reducen el estrés, las tasas de depresión, ansiedad y aislamiento social. El diseño biofílico crea buenos hábitos y promueve en las personas la salud física y mental y aumenta el bienestar. El arquitecto Tim Beatley propuso la Pirámide Natural, que de manera similar a la pirámide de la nutrición, nos indica el contacto con la naturaleza que deberíamos tener diariamente, semanalmente, mensualmente y anualmente o bianualmente. Nos indica la frecuencia, duración, e intensidad de la inmersión. Diariamente es el contacto que podemos tener con la naturaleza en el lugar donde vivimos y trabajamos. Semanalmente nos podemos mover por los alrededores o por la región. Mensualmente se pueden hacer salidas a escala nacional y anualmente se puede ir más lejos y realizar salidas internacionales.

 

Actualmente hay proyectos de urbanismo biofílico a diferentes escalas: planes regionales, bosques urbanos, calles e infraestructuras, tejados y edificios verdes, escuelas ... El concepto de biofilia definido por O. Wilson, se va extendiendo para describir avances en el urbanismo sostenible y hacer los ambientes urbanos, donde ya vivimos muchos, más amables y menos estresantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Estrés y decrecimiento

    Después de estos días de fiestas, donde el consumismo vive uno de los momentos álgidos del año y sigue con la época de rebajas incitándonos para que no bajemos el ritmo de gasto, acabaremos enero con fríos invernales y las cuentas y ahorros a bajo cero. Y eso no nos ayudará en nada a controlar nuestro grado de estrés.

  • Comunicación y estrés

    Hablar con máquinas que nos dicen que no nos entienden y que tenemos que pulsar números, el 2, el 4, el 1, como si fuéramos también robots, y que después de exponer nuestras quejas y esperar una respuesta, o alguna palabra amable o empática, contesten, “¿nos puede dar su DNI por favor?”, esto nos puede estresar.
  • ¡Qué estrés! ¡Abrázame!

    En los casos de ansiedad y autoestima baja, el psicólogo Sander Koole de la Universidad de Amsterdam, describe que el contacto físico ayuda a disminuir la inseguridad. Un abrazo de 20 segundos, produce un efecto terapéutico tanto para el cuerpo como para la mente. Este contacto físico facilita un sentimiento de pertenencia y activa mecanismos que disminuyen las reacciones del estrés.