Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

Aceptación y estrés

25-09-2018

Aceptación y estrés

La aceptación es un sentimiento por el que la persona admite que la situación presente no se puede o no se debería cambiar. No se puede cambiar la estación del año, no se puede continuar de vacaciones, se debe volver a trabajar y hacer frente a los problemas que no hemos resuelto o a los nuevos que van surgiendo.

 

La aceptación sencillamente consiste en decir si a la realidad, al atasco de tráfico de la mañana, al día de lluvia que nos estropea los planes hechos, al inconveniente de no encontrar plaza para ir a hacer yoga a la hora que nos conviene, a las malas caras de nuestros hijos adolescentes sin motivo aparente, por lo menos para nosotros, a la opinión de los compañeros, contraria a la nuestra, al coche que nos deja tirados en la carretera y a un sinfín de contrariedades que pueden aparecer en el día a día.

 

Aceptar evita sufrimiento por la sensación de impotencia o de injusticia que genera una situación indeseable. ¿Qué he hecho yo para merecer que me pase esto? Si nos posicionamos en el papel de víctimas del destino, sufriremos. Pero aceptar no significa renunciar o someterse, significa darnos un tiempo para reflexionar y pasar a la acción pero no dar paso al impulso. Si no hay acción la  aceptación sólo es resignación como dice Christophe André, psiquiatra especializado en trastornos emocionales, ansiedad y depresión.

 

Decir si, aceptar, inmediatamente nos rebaja nuestros niveles de estrés tanto físico como mental. Cuando decimos sí, y aceptamos, dejamos de estar en tensión, en alerta y por tanto nos desestresamos.

 

La aceptación nos libera, sobre todo de nuestros determinismos, y nos permite abrir caminos nuevos, reflexionar y buscar alternativas. Por lo tanto después de decir si, darnos un tiempo, y examinar nuestros estados de ánimo negativos (angustia, rabia, desánimo...) podemos pasar a la acción positiva adaptada a la realidad y no reaccionar sólo impulsivamente.

 

La vida actual nos da muchos motivos para estar estresados ??y angustiados. A veces hay hechos inaceptables, pero en la mayoría de ocasiones, la aceptación nos puede evitar rabietas estériles que no nos llevan a ninguna parte y mucho menos a solucionar el problema. No hace falta decir, que bien, he perdido las llaves,  pero si decir, es así, voy a ver cómo lo soluciono. Despotricar, gritar, deprimirnos sólo hará aumentar nuestro grado de ansiedad y estrés y esto repercutirá negativamente en nuestra salud.

 

Aceptemos, para reflexionar y pasar a la acción y evitar las reacciones impulsivas. Viviremos más felices.

  • Ciudades biofílicas y estrés

    Cambio climático, emergencia climática, temporales catastróficos, calentamiento global, insostenibilidad y conceptos en esta línea de transformación a escala planetaria, forman parte del vocabulario común y expresan una realidad en la que se encuentra la sociedad actual. Según la Revisión de las perspectivas de la urbanización mundial de 2018, publicada por la ONU, dice que el 55% de la población mundial vive en áreas urbanas y el 2050 se calcula que la proporción aumente al 68%. Megaciudades, metrópolis, ciudades de millones de habitantes, presentan contaminación del aire, del agua, acústica, problemas de movilidad, y crean entornos muy estresantes.

  • Fiestas navideñas, estrés y procrastinación

    Cuando llegan estas fechas de las fiestas navideñas, es época de vacaciones escolares, encuentros con los compañeros de trabajo, reuniones familiares, con amigos, de compras, de planificación de los días de fiesta... y todo ello, nos trastorna la rutina diaria. El hecho de coincidir con el final de año, nos proporciona la excusa perfecta para dejar de lado todas aquellas cosas que nos quedaban pendientes y no tenemos ninguna ganas de hacerlas. Y nos decimos que ya las haremos cuando empiece el año, y las dejamos para más adelante, para cuando volvamos a la actividad diaria. Esto se llama procrastinación.

  • Estrés, ecoansiedad y cambio climático

    El siglo XXI nos ha traído una gran preocupación por los impactos del cambio climático.  Las noticias nos informan de las previsiones catastróficas para la vida en el planeta. Se habla de la sexta extinción, y el origen es antrópico, es decir no será consecuencia de un meteorito o de algún fenómeno cósmico, sino que la acción humana ha provocado el calentamiento global, la destrucción de hábitats, la sobreexplotación del medio, la contaminación.... y esto ya ha ocasionado la extinción desde el año1500, de 350 especies de vertebrados terrestres y muchas especies han reducido, mínimo un 25%, su población. Los anfibios y los insectos están sufriendo ya una extinción masiva. Y en resumen, la crisis climática acelerará la pérdida de biodiversidad. Sumado a ello, los desastres naturales pueden afectar a la agricultura, las infraestructuras y la habitabilidad lo cual puede conllevar migraciones de la población, epidemias, aumento de la pobreza y por tanto problemas en la salud tanto física como mental.