Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
93 461 31 91 - 606 009 387
93 461 31 91 - 606 009 387

¡A temblar que llegan fiestas! TRE para rebajar la ansiedad y el estrés

10-12-2019

¡A temblar que llegan fiestas! TRE para rebajar la ansiedad y el estrés

Si queremos liberar estrés y tensiones y rebajar ansiedad, existe una técnica, el TRE (Tension & Trauma Releasing Exercices) creada por el Dr. Bercelli que consiste en una serie de ejercicios para evocar temblores neurogénicas (vibraciones involuntarias producidas por el sistema nervioso autónomo). Los temblores consiguen liberar las tensiones físicas, emocionales y psíquicas. Esta técnica provoca estimulación profunda del psoas que es un músculo que se encuentra en la cavidad abdominal y que responde ante cualquier amenaza con contracciones. Por su situación en el cuerpo, ni los fisioterapeutas ni los osteópatas pueden llegar con las manos para rebajar la tensión a través del masaje. Con los ejercicios de la técnica TRE inducen temblores que liberan las tensiones y relajan esta musculatura.

 

Temblar es una estrategia de los mamíferos para liberar tensiones. Seguramente habremos observado en nuestros animales domésticos estas temblores cuando están muy tensos. Nosotros también disponemos de este recurso, pero la educación hace que evitamos temblar, excepto cuando no lo podemos controlar como por ejemplo con el frío.

 

El método TRE a través de seis ejercicios enseña a temblar y ayuda al cuerpo a liberar la tensión profunda ocasionada por estrés crónico o por alguna experiencia traumática. Practicar el TRE:

- facilita dormir mejor

- reduce el estrés y la ansiedad

- reduce la tensión muscular y el dolor.                                                 

- reduce la preocupación en el caso de enfermedades crónicas

- mejora las interrelaciones con los compañeros y la familia

- aumenta la resiliencia y el optimismo

 

Este método a través del cuerpo llega a la mente y puede cambiar el estado emocional al conseguir la relajación. Con una técnica física llegamos a la parte mental. El Dr. David Bercelli nos cuenta que con el TRE conseguimos la relajación del estrés cotidiano, la tensión y la ansiedad causadas por las presiones diarias.

 

Vienen fiestas, hemos de organizar el calendario navideño, se nos despertarán emociones al ver determinadas personas y tenemos que estar de buen humor aunque se estropee la calefacción, se nos queme la comida y el niño tenga un mal día. No pasa nada, es Navidad, temblemos,  temblemos,  liberemos tensiones, y procuremos  ser felices.

 

¡Felices Fiestas !!! Y un 2020 en el que consigamos el bienestar

  •  Actividad física, ansiedad y estrés

    Actividad física, ansiedad y estrés

    La práctica regular del ejercicio físico ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo y aumenta la sensación de bienestar, disminuyendo la ansiedad.  Por ello, a menudo después de un paseo regresamos a casa con las ideas más claras y dormimos mejor.


  • Miedo, ansiedad y angustia

    Miedo, ansiedad y angustia

    Todos hemos tenido miedo alguna vez, y seguramente ante situaciones diferentes. La oscuridad cuando somos niños nos suele causar miedo y en algunas ocasiones también cuando somos adultos. El miedo es una emoción, un sentimiento producto de una respuesta instintiva que no podemos controlar. Y esta respuesta es vital, porque nos permite actuar ante ciertas situaciones que pueden amenazar nuestra existencia. El miedo produce energía para reaccionar ante amenazas y puede hacer que saquemos fuerzas inmensas y que el cuerpo rinda de una manera poco habitual. El miedo provoca un comportamiento similar en seres humanos y en los animales: evitar, mirar hacia otro lado, bajar la mirada, huir o agarrarse a alguien para protegernos. Estas reacciones son instintivas y ni las pensamos, no las podemos controlar.


  •  Sobrediagnóstico y estrés

    Sobrediagnóstico y estrés

    Es conveniente recordar, que unos buenos hábitos en nuestro estilo de vida (alimentación, actividad física, relaciones sociales y personales satisfactorias) y la adquisición de técnicas para gestionar el estrés, nos pueden ayudar mucho más a disfrutar de salud que un sobrediagnóstico.