Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Tecnoestrès y Phubbing

15-11-2017

 Tecnoestrès y Phubbing
El phubbing no es ninguna infección, ni ninguna normativa administrativa, se define como el acto de un individuo a ignorar su entorno para concentrarse en una tecnología móvil, bien sea un teléfono, portátil, tablet o cualquier otro objeto inteligente. El hecho de estar con gente que nos ignora y nos desprecia por un aparato tecnológico, nos puede causar irritación y a la larga estresarnos.
El término phubbing se originó en Australia en el 2007 y es producto de phone (teléfono) y snubbing (despreciar). El uso de las nuevas tecnologías de la comunicación puede causar adicción y provocar una falta de atención en nuestro entorno para centrarnos en el mundo virtual. El 87% de los adolescentes prefieren comunicarse vía escrita en lugar de cara a cara. Y el 70% de los participantes en un estudio sobre la influencia de las tecnologías en las relaciones de pareja, creen que los ordenadores o los smartphones interfieren en la convivencia y pueden llegar al estresarnos a dar síntomas depresivos.
Los que acaban practicando phubbing, normalmente padecen tecnoestrés que se define como un trastorno que consiste en la necesidad de la persona de estar conectada en todo momento, necesidad que se vive de manera ansiosa y con estrés. Y esto afecta directamente a la vida diaria, interfiriendo negativamente, sobre todo a nivel de las relaciones sociales.
El tecnoestrés, resultado de una adicciónn psicológica consecuencia del uso continuado de la tecnología, se caracteriza por dar lugar a las siguientes manifestaciones:
Necesidad de adquirir las últimas novedades tecnológicas que aparecen en el mercado. Si no    se pueden conseguir puede producir frustración y niveles altos de ansiedad.
Uso simultáneo de diferentes dispositivos tecnológicos, provocando una dispersión de la atención que a la larga puede disminuir la concentración y la memoria.
Utilizar durante gran parte del día la tecnología, evitando el mantenimiento de las relaciones sociales y ocasionando un empobrecimiento del lenguaje tanto escrito como hablado.
También se habla de tecnoestrés para definir el estrés que nos puede ocasionar el uso de las nuevas tecnologías cuando no se domina su uso.
Si quedamos con gente, vamos a procurar parar los aparatos tecnológicos, mirarnos cara a cara y no hablar con los ojos fijos en alguna pantalla. Vamos a intentar no practicar phubbing ni sufrirlo, y así evitaremos muchos problemas de ansiedad y estrés. Después de leer este comentario vamos a comprobar  si somos capaces de cerrar el aparato y hablar cara a cara con alguien, si es así, seguramente no sufrimos tecnoestrés.
  • Estrés y decrecimiento

    Estrés y decrecimiento

    Después de estos días de fiestas, donde el consumismo vive uno de los momentos álgidos del año y sigue con la época de rebajas incitándonos para que no bajemos el ritmo de gasto, acabaremos enero con fríos invernales y las cuentas y ahorros a bajo cero. Y eso no nos ayudará en nada a controlar nuestro grado de estrés.


  • Verde, estrés y ansiedad

    Verde, estrés y ansiedad

    Cuando llega la primavera, el paisaje mediterráneo sufre un cambio: de temperatura, de horas de luz, de aumento del verdor, de cantos de pájaros, de zumbido de insectos....Esta pátina de verde en todas sus variedades cromáticas (verde claro, oscuro, azulado, gris...), influye directamente en nuestro estado de ánimo.

     

    El verde es símbolo de vida, de todo lo que crece, es el color de la primavera que significa crecimiento, está vinculado a todo lo que es fresco, a la esperanza. El historiador Plinio decía: "el verde alegra la vista sin cansarla". Es un color tranquilizante.


  • Risa y estrés

    Risa y estrés

    De un tiempo a esta parte, las noticias del día a día no nos dan muchos motivos para reír, y vivimos en unos momentos de incertidumbre, inseguridad y miedo, en mayor o menor grado, que no nos permiten hacer planes de futuro con ilusión. Y todo esto nos estresa.

    Nos estresamos no sólo porque trabajamos mucho, tenemos mucha actividad, incluso falta de actividad, o nos enfrentamos a una amenaza, sino que nos estresamos cuando esto lo vivimos emocionalmente como una sobrecarga que supera nuestra capacidad de resistencia. El estrés es, en definitiva, dice el doctor Daniel López Rosseti, la noción consciente de un esfuerzo adaptativo a las circunstancias de la vida que se vivencia emocionalmente como un sufrimiento. El sinónimo de estrés es sufrimiento.

    Numerosos estudios realizados desde 1980 por neurólogos, psicólogos o psiconeuroinmunólogos como el Dr. Provine o el Dr. L.S. Berk demuestran los efectos positivos de la risa que nos ayudan a gestionar el estrés y obtener un mayor bienestar.