Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Miel, ansiedad y estrés

22-11-2016

Cayó en mis manos un antiguo libro del Instituto de Trofoteràpia de Barcelona, ??escrito por el Profesor Capo, desde el barracón  653 del campo de concentración Argelés-sur-Mer, en Francia, en abril de 1941.

La trofoteràpia, es curar con los alimentos. El Profesor Capo nos cuenta que la fruta y la miel es la alimentación natural de la especie humana y ha sido el primer edulcorante universal.

Actualmente se sabe que la miel es un prebiótico rico en oligosacáridos que aumentan la microbiota intestinal, antes llamada flora bacteriana, de manera natural. Tomando miel mejoramos la salud digestiva, reforzamos el sistema inmunitario y podemos también mejorar nuestro estado de ánimo, porque del 80 al 90% de la serotonina se produce en el tracto gastro-intestinal. La serotonina es un neurotransmisor fundamental para el buen funcionamiento del sistema nervioso central y es el responsable de mantener en equilibrio nuestro estado de ánimo. Por este motivo, popularmente, la serotonina se conoce como la hormona de la felicidad y el bienestar.

Por su riqueza en azúcares la miel tiene un efecto ligeramente sedante, útil en casos de estrés, ansiedad, insomnio ... La miel se puede combinar con agua, y tenemos la hidromiel, con limón, y es la citromel, con ciruelas, la prunamel e incluso con sandía y  se llama curcumel.

La miel según su origen y dependiendo de las flores de las que chupan el néctar las abejas para fabricar la miel, se denomina de milflores, de azahar, de romero, de tomillo, de eucalipto ... y también hay miel de limón que es más clara y tiene propiedades relajantes indicada para el insomnio y los que sufren estrés.

El dicho popular nos recuerda que: Aire, miel y limón, poco trabajo al médico da.
  •  Estrés ¿ nos adaptaremos para sobrevivir?

    Estrés ¿ nos adaptaremos para sobrevivir?

    Para sobrevivir disponemos de un mecanismo ancestral, el estrés, que nos permite huir o atacar frente a depredadores o condiciones inhóspitas. Pero el estilo de vida actual nos proporciona situaciones estresantes donde la respuesta de huir o atacar no suele ser practicable, más que nada porque las situaciones no son puntuales y esporádicas sino que se suelen prolongar en el tiempo y entonces acabamos sufriendo las consecuencias del estrés crónico: problemas cardiovasculares, esqueléticos, digestivos, del sistema inmunitario, depresiones, y otros.


  • Estrés, ecoansiedad y cambio climático

    Estrés, ecoansiedad y cambio climático

    El siglo XXI nos ha traído una gran preocupación por los impactos del cambio climático.  Las noticias nos informan de las previsiones catastróficas para la vida en el planeta. Se habla de la sexta extinción, y el origen es antrópico, es decir no será consecuencia de un meteorito o de algún fenómeno cósmico, sino que la acción humana ha provocado el calentamiento global, la destrucción de hábitats, la sobreexplotación del medio, la contaminación.... y esto ya ha ocasionado la extinción desde el año1500, de 350 especies de vertebrados terrestres y muchas especies han reducido, mínimo un 25%, su población. Los anfibios y los insectos están sufriendo ya una extinción masiva. Y en resumen, la crisis climática acelerará la pérdida de biodiversidad. Sumado a ello, los desastres naturales pueden afectar a la agricultura, las infraestructuras y la habitabilidad lo cual puede conllevar migraciones de la población, epidemias, aumento de la pobreza y por tanto problemas en la salud tanto física como mental.

     


  • Estrès  y Ikigai

    Estrès y Ikigai

    El grado de estrés y ansiedad de la población en general va en aumento. Casi todo el mundo conoce el significado de ataque de pánico que es la culminación de un alto grado de ansiedad. Según el estudio “Percepción y hábitos de la población española alrededor del estrés” realizado en el 2017 por el laboratorio Cinfa y avalado por la Sociedad Española para el estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), nueve de cada 10 personas en España ha sentido estrés en el último año y 4 de cada 10 ha sentido estrés frecuentemente o de manera continuada.