Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

¿Medicalizar el estrés,es bueno?

26-05-2016

Nuestra sociedad cambiante y acelerada ha aprendido a medicalizarlo  todo. Que tenemos problemas con la pareja, que se ha muerto un familiar muy querido, que sufrimos mucha presión en el trabajo...antidepresivos y a seguir.  Que nos cuesta dormir por problemas económicos o con la familia...somníferos y adelante.  Que sufrimos dolores cervicales o lumbares a causa de las tensiones diarias...antinflamatorios y no pasa nada. Y así podríamos seguir con la mayoría de dolencias que nos afectan. Para casi todo podemos encontrar un medicamento.
 
El estrés y la ansiedad lo sufre casi todo el mundo, en mayor o menor grado y en momentos puntuales o prolongados. ¿Es malo el estrés? Solo cuando se convierte en crónico, pero en principio el estrés es bueno, es una señal de alerta que nos prepara para afrontar situaciones de cambio. No hay que suprimirlo, solo gestionarlo para que no se convierta en crónico, causando diversas enfermedades  físicas y mentales.
 
Por tanto medicalizar el estrés con ansiolíticos, somníferos o tranquilizantes, solo genera dependencia respecto a estos medicamentos y a la larga nos puede convertir en individuos que viven la vida apáticamente sin ilusión ni energía.
 
La primera Conferencia Internacional sobre la Promoción de la Salud tuvo lugar en Otawa en el año 1986 y decía que para tener salud, entendida como el estado adecuado de bienestar físico , mental y social, un individuo o grupo tiene que ser capaz de identificar y realizar sus aspiraciones, satisfacer sus necesidades, cambiar y adaptarse al medio.  Si vivimos extremadamente medicalizados, en un estado “zombi” y con la capacidad de estresarse anulada, difícilmente nos adaptaremos a los cambios.
 
Aprender  a gestionar el estrés. Nos ayudará a tener la capacidad de tomar decisiones y controlar la propia vida y juntamente con saber cuidarse  a uno mismo y  a los otros nos dará como resultado una buena salud. .
 
 
  • Aceptación y estrés

    Aceptación y estrés

    Aceptar que se han acabado las vacaciones, el buen tiempo, que tenemos que volver a la rutina y que reaparecen los problemas pendientes, es un hecho que se repite cada año en esta época.


  •  Tecnoestrès y Phubbing

    Tecnoestrès y Phubbing

    ¿Quién no se ha estresado en una reunión laboral, familiar o con amigos al sufrir phubbing?


  •  El paseo organoléptico

    El paseo organoléptico

    Escuchar los diferentes sonidos (naturales o artificiales) del camino, ver los colores, formas y las texturas de los objetos, hasta probar nos pone en contacto directo con la realidad y libera nuestra mente de preocupaciones futuras.