Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Verde, estrés y ansiedad

09-04-2019

Verde, estrés y ansiedad

Funcionalmente el verde se utiliza en semáforos, en los carteles de salidas de emergencia, en las cajas de Aspirina para dar una sensación de tranquilidad sin cansancio, y en las batas del personal que está en los quirófanos y así a la vez que tranquiliza hace que las manchas de sangre parezcan marrones y así impresionan menos.

 

Desde el punto de vista médico un paseo por entornos verdes tiene un efecto físico inmediato, llega más sangre al cerebro, mejora la circulación de la sangre y la tensión y disminuye la angustia porque el verde nos produce bienestar.

 

Ya en el 1979, el Dr. Roger S. Ulrich, llevó a cabo una serie de investigaciones con habitantes de Suecia y de Estados Unidos para ver los efectos psicológicos y psico-fisiológicos que tienen lugar en observaciones e imágenes de vegetación y agua, en contraposición con imágenes de escenas urbanas. Comprobó que las escenas con vegetación tenían una influencia beneficiosa sobre el estado psicológico. Y en individuos estresados, estas imágenes reducían el estrés, en cambio, los paisajes urbanos del agravaban.

 

Actualmente, el Dr. Ulrich, sigue investigando en esta línea y ha desarrollado la teoría de la recuperación del estrés (SRT). Los aspectos del entorno natural han resultado vitales para la adaptación y la supervivencia humana. La presencia de plantas nos asegura comida y son también indicadores de la presencia de agua, imprescindible para la vida. De ahí que cuando una persona está estresada, el contacto con la naturaleza ajusta la activación neurofisiológica y ayuda a recuperarse del estrés y el cansancio, asegurando el mantenimiento de los recursos cognitivos que nos permiten resolver problemas complejos y desarrollar la creatividad.

 

Un paseo por entornos naturales, disfrutando del verdor primaveral, nos ayudará a reducir el estrés y el cansancio acumulado durante la semana, especialmente en entornos urbanos. Aprovechamos cualquier ocasión que tengamos para descansar la vista en el verdes del paisaje, en sentir los olores de humedad, de las flores, los sonidos de la naturaleza... Volveremos renovados.

 

Y también nos puede ayudar tener plantas naturales de interior en casa, en el trabajo, o de exterior en la ventana, balcón o terraza. Imágenes de paisajes naturales con predominio de verdes en nuestras paredes y una caminata bajo los árboles de las calles o jardines urbanos también facilitan que nos recuperemos de la ansiedad y el estrés que hayamos podido acumular durante el día.