Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

¿Somos resilientes?

24-10-2018

¿Somos resilientes?

Sinónimos de resiliencia son fortaleza, invulnerabilidad y resistencia. La etimología de la palabra viene de "re" (volver), "salire" (saltar) y "ia" (cualidad). Es decir es saltar y volver a quedar como antes. Gráficamente nos podemos imaginar un elástico que vuelve a quedar como estaba después de ejercer una fuerza o presión.

 

Podemos definir la resiliencia como la capacidad para sobreponerse a momentos críticos y adaptarse después de experimentar una situación que no esperábamos.

 

Una persona resiliente es capaz de superar una adversidad y mucho estrés, porque tiene resistencia mental. Puede ser innata, pero también la podemos mejorar y estimular. Después de una situación de crisis la mente humana puede crecer y salir fortalecida.

 

La resiliencia se puede entrenar. Hay programas para fortalecer la resistencia mental. Pero para desarrollar esta resistencia debemos estar expuestos a situaciones adversas, para aprender a superar las situaciones afrontando el estrés y buscando una salida confiando en que lo superaremos.

 

Estudios recientes muestran que en las personas resilientes la hormona del estrés baja rápidamente tras sufrir la situación adversa o el cambio, los procesos inflamatorios son más débiles y se recuperan antes, siendo menos frecuentes las enfermedades metabólicas y cardiovasculares consecuencia del estrés.

 

Las personas con resiliencia o resistencia mental son prosociales, tienen autoestima y afrontan los problemas activamente. Son capaces de mantener una red social que les proporciona también un buen apoyo emocional.

 

El siglo XXI está sufriendo la epidemia del estrés porque los cambios son rápidos, repentinos y frecuentes. Que nuestra pareja nos deje, que nos quedemos sin trabajo, o que tengamos que ir a vivir a otro lugar, son factores estresantes. Lo podemos afrontar con desesperación y deprimirnos, o pasados ??los sentimientos de tristeza o preocupación normales, si somos resilientes, se acepta antes y de manera activa se empieza a ver el cambio como una posibilidad de empezar de nuevo. Y esto refuerza la resiliencia.

 

Dado que nos ha tocado vivir este tiempo de incertidumbre y cambios rápidos, donde las situaciones estresantes son habituales, aprender a ser más resilientes nos ayudará a vivir más positivamente y lograr un estado óptimo de salud y bienestar.