Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Estrés y el retorno de vacaciones

07-09-2017

El día se acorta, muchos ya han acabado las vacaciones, que son como un oasis en medio del desierto, un tiempo fuera de la realidad cotidiana, pero todo se acaba y se tiene que volver al trabajo, o a buscarlo…. Los niños empiezan la escuela y hay que cambiar el vestuario. De la ropa cómoda, ligera e informal, tenemos que pasar a la que nos abriga algo más, y quizás más seria, según los trabajos. Y aquí puede empezar una de las preocupaciones de la temporada. La ropa nos va justa, no nos entra bien. ¡Hemos engordado! Es época de buenos propósitos, tenemos que comer sano, ir al gimnasio, a yoga, a baile…
Pero es que a los niños la ropa tampoco les va bien. ¡Cómo han crecido este verano! Se tiene que comprar ropa. Segunda preocupación de la temporada. El presupuesto va aumentando, los libros, la ropa, las extra-escolares…., aquel electrodoméstico que en verano ha dejado de funcionar y no sabemos porque, la luz de la entrada que no va, y vamos sumando.
Si mantenemos el puesto de trabajo, que ya es de agradecer resulta que el programa que utilizábamos lo han cambiado, o quizás es que nosotros ya no nos acordamos, y viene un encargado nuevo, y la dirección está nerviosa por los informes de producción y de ventas, total, que hace tres días que hemos vuelto de vacaciones y ya estamos muy estresados. Y si hacemos memoria, cada año, pasa más o menos lo mismo, porque el estrés no es más que una reacción natural a los cambios. Y en esta época que cambian las rutinas diarias, cambia la climatología y reaccionamos estresándonos. Pero no hace falta que nos angustiemos, es muy normal.
Para sobrevivir a este estrés otoñal, intentaremos practicar técnicas de relajación, cuidaremos nuestra alimentación, procuraremos dormir las horas necesarias, y relacionarnos con gente no tóxica, y seguro que el estrés al cabo de poco lo tendremos a raya.